lunes, 6 de febrero de 2012

Llega el frio y las primeras nieves

Desde hace unos días el frío y la nieve se han dejado sentir en las Merindades acompañados de fuertes vientos del norte de Europa. Finalmente ni la nieve ni las bajas temperaturas han sido demasiado importantes pero depués de un invierno anormalmente cálido se agradece este temporal.
En lo que a las aves se refiere después de haber estado visitando Gayangos y Sobrón no hay nada especialmente destacable, estando la cosa muy tranquila.
Llama la atención estos días de frío y nieve ver a los pájaros resguardándose y buscando alimento en cualquier rincón. Así se podían ver grupos de pinzones (Fringilla coelebs), verderones comunes (Carduelis chloris) y cogujadas (Galerida cristata) junto a las carreteras y en arbustos.

Pinzón vulgar

Los carboneros (Parus major), herrerillos (Parus caeruleus) y petirrojos (Erithacus rubecula) se encuentran especialmente activos, dejándose ver entre ellos algunos de los escribanos palustres (Emberiza schoeniclus) que pasan el invierno con nosotros.

Petirrojo

Herrerillo común

Verderón común

Escribano palustre

Los zorzales comunes (Turdus philomelos) también se han podido ver, pero sin rastro de los reales ni alirrojos.

Zorzal común

Algunas aves que tienen la suerte de estar estas fechas cerca de algunas casa con comederos para pájaros tienen más llevadero estos duros días al poder disponer de una fuente de alimento rica en grasa. Es más que recomendable la experiencia de colocar alimento en estos dispositivos para las aves durante el invierno en zonas cercanas a casas y jardines, especialmente en los días más duros la concentración de aves en torno a los comederos resulta una forma muy interesante de observar aves , especialmente carboneros, herrerillos y petirrojos.

Carboneros y herrerillos

Entre la de aves que se concentran cerca de los comederos algunas sufren accidentes como este herrerillo que impactó contra un cristal y quedó en el suelo semiinconsciente, pero al cabo de un rato entre las manos se recuperó y salió volando . Toda un gozada para los peques y mayores de la familia.

Herrerillo común

7 comentarios:

Manuel Mata dijo...

Muy bonita la entrada Mario, creo que todos nos deberiamos animar a poner comederos dentro de nuestras posibilidades, las fotos bien chulas la nieve siempre le dá un algo especial, un saludo. Lolo http://quintanilladelaguafaunasalvaje.blogspot.com/

Mario Alonso dijo...

Gracias Manuel,
es una gozada tener estos pajarillos a pocos centímetros comiendo tranquilamente.
Un saludo

Javier Aizcorbe dijo...

Bonitas fotos, amigo Mario. Aunque es un poco triste ver a los pobre bichos entre la nieve. Lo del comedero, por mi parte, tendré que ponerlo fuera de mi jardín porque si no el cabroncete de mi gato no deja títere con cabeza. Aquí en Cantabria la rasca también hila fino ... y lo que nos queda. Un saludo

Mario Alonso dijo...

Hola Javier,
no lo he comentado pero yo también tengo gata que está todo el dia fuera. Me trae de cabeza, estos dias cuando hay actividad en el comedero no la dejo salir y ella permanece pegada a la ventana. Ya la he quidado de la boca algun pajarillo pero sobre todo cuando están los jovenes en verano. Hice un intento de cambiarla el cascabel por un cencerrillo pero se me echo toda la familia encima.
Un saludo Javi.

Ojolince y Sra. dijo...

Una bonita serie que nos muestra las dificultades que tienen que superar estos pequeñuelos cuando llega el crudo invierno.
Hasta el año pasado, nosotros también teníamos gatas (y de las tres, por desgracia, no nos queda ninguna). Con ellas era imposible tener comederos, ni cajas nido, cosa que este año intentaremos, a ver qué tal se nos da.
Un saludo desde Pucela.

Mario Alonso dijo...

Gracias Ojolince y Cia. Un saludo.

EduardoPalencia2020 dijo...

Exelente!!!

Belleza total!!!